Las mejores cascadas de Islandia

 

Gracias a la naturaleza desbordante de Islandia podemos contemplar las cascadas más bonitas de Islandia, desde las más caudalosas con colores increíbles y formas perfectas hasta otra multitud con diversos tamaños. Todas únicas y espectaculares, son joyas de la tierra que te invitarán a viajar.

La existencia de estas cataratas se debe a la influencia del clima subpolar oceánico que provoca un gran número de precipitaciones y nieve en esta zona preártica repleta de enormes glaciares. Durante la época de primavera, cuando las temperaturas comienzan a subir, la abundante nieve se derrite y provoca el aumento del caudal de muchos ríos y torrentes de agua.

1. La cascada de Gullfoss

Gullfoss es la cascada más popular, la más visitada y la mayor atracción del Círculo Dorado, dado que es una de las excursiones más famosas desde Reykjavik. Destaca por dos razones, tanto por su belleza como por su espectacularidad, potencia o grandiosidad. Se trata de un gran bloque de roca roto y quebrado ha creado el salto de agua al desplazarse. La falla ha sido ampliada a lo largo de los años a través de las eras por el río Hvítá. El primer salto es de 11 metros, el segundo de 21 y el tercero de 32.

2.Cascada Seljalandsfoss

A unos 20 kilómetros de Hvolsvöllur (al sur de Islandia), se encuentra una de las cascadas más originales y hermosas de Islandia. Es un lugar con gran encanto, serenidad y romanticismo y por tanto una parada obligatoria para todos los turistas. La caída del agua de Seljalandsfoss procede del río Seljalandsá, que se despeña a lo largo de 60 metros. Su caudal no resulta tan espectacular como el de otras muchas cascadas de Islandia, pero el paraje en su conjunto cautiva a todos sus visitantes. Un dato a tener en cuenta es que se puede rodear completamente.

3. La cascada Skógafoss

Poderosa cascada con un ancho asombroso de 25 metros y una caída de 62 metros, es claramente visible desde la Ruta 1 y es una de las cascadas más grandes de la isla. El río Skógá rompe un muro de roca saltando por encima de una meseta para caer en una llanura que permite la vista de esta cascada desde varios km de distancia. Debido a la cantidad de rocío que produce la cascada, al menos aparece un arco iris cada vez que el sol emerge detrás de las nubes. Como en la mayoría de cascadas, Skógafoss cuenta con varias leyendas, la más famosa afirma que tras la cortina de agua se ocultaría un tesoro, dejado por un vikingo.

4.Cascada Dettifoss

La cascada Dettifoss, situada al norte de Islandia en el Parque Nacional de Vatnajökull y forma parte de una de las rutas turísticas más interesantes de la isla, la Ruta del Diamante o Diamond Ring. El rugir del agua de esta cascada cayendo por este salto del río Fjöllum es completamente espectacular. Se trata de la cascada más caudalosa de Europa y está originada por la ruptura de una placa basáltica. Con 100 metros de anchura, 45 de altura y un caudal de 200 m3 por segundo la hace tremendamente poderosa y bella. Sin duda, una increíble muestra del poder de la naturaleza.

5.Cascada Godafoss

Conocida como la cascada de los dioses, se encuentra al norte del país, se encuentra en el río Skjálfandafljót. Las aguas del río caen desde una altura de 12 metros y a lo largo de un ancho de 30 metros. La cascada de Godafoss ha sido durante mucho tiempo una de las visitas más hermosas que se pueden ver en Islandia. La cascada fluye sobre una roca en forma de herradura de 30 metros de ancho que se eleva en el centro y separa la cascada en dos. Una parte es de unos 9 metros y la segunda de 17 metros de altura. Godafoss es una de las verdaderas perlas de Islandia y una de las cascadas más grandes de Isla.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *